viernes, 28 de octubre de 2016

Pastel cordobés


Pastel cordobés


  Hace poco pasamos unos días en Córdoba. Preciosa ciudad!!!!!


Durante nuestra estancia allí pudimos degustar la gastronomía local ( salmorejos, gazpachos, mazamorra, ajo blanco, rabo de toro, flamenquines, berenjenas con miel, berenjenas califales, alcachofas a la montillana, remojón, adobo cordobés, bacalao rebozado...). También degustamos algunos postres típicos como estos:


Pastel de chocolate, crema de yogur con tocinillo, flan, natillas cordobesas....y pastel cordobés.

El pastel cordobés lo tomamos en más de una ocasión. No falta en ningún restaurante ni en ninguna pastelería. Normalmente se sirve en porciones cortadas de un pastel en forma de gran círculo, pero también se hacen individuales, de unos 12-14 cm, a estos se les llama "Manolete"en honor al torero.

El pastel cordobés más sencillo es el de hojaldre y cabello de ángel. A esto se le puede añadir una gran variedad de ingredientes para hacer pastel cordobés con jamón york o serrano en el relleno, pastel cordobés con frutos secos por encima, con gelatina de manzana por encima, de oreos , con chocolate...
Aquí, en el estante de arriba, puedes ver 4 modalidades:



Yo, para probar, he hecho el clásico de hojaldre y cabello. Lo hice en un periquete para llevármelo al campo y compartirlo con mis amigos.


Todo un éxito!!!!!



Y la verdad es que no puede ser más fácil. Sobre todo si ,como yo, compras el hojaldre ya hecho:


Ingredientes

  • 2 láminas de hojaldre ( en realidad he usado unos 350 gr)
  • 320 gr de cabello de ángel
  • azúcar glace
  • canela molida
  • 1 huevo 

Elaboración


  1. Extendemos la masa para hacerla más fina. Primero una lámina, la cortamos ( mi aro mide 31 cm.) la guardamos entre el papel para que no se nos pegue.


 

  2. Hacemos lo mismo con la segunda lámina. Extendemos una buena capa de cabello de ángel, sin llegar al borde.

 

  3. Pintamos el borde con huevo batido para que se queden las dos láminas pegadas.

 

  4. Cubrimos con la lámina que teníamos cortada, con cuidado de que quede acoplada y cerramos los bordes apretando y remetiéndolo con los deditos. Pinchamos con un tenedor para que no se bufe ( este pastel queda planito). 

 

 

  5. Horneamos a 200º C hasta que se dore un poco ( en mi caso 10 minutos, con aire). Abrillantamos la superficie con huevo batido y espolvoreamos de azúcar. Introducimos de nuevo en el horno 5 minutos.

 

  6. Dejamos enfriar y espolvoreamos de canela y un poco más de azúcar si fuera necesario.

 









3 comentarios:

  1. Riquiiiiiiiiiiiiiisimo. Yo también lo probé cuando estuve en Córdoba y la verdad, merece la pena hacerlo. Besicos

    ResponderEliminar
  2. Yo tenía una vecina cordobesa y los hacía a menudo pero confitaba ella misma la calabaza (que era normal no cidra) y era todo un manjar.
    Tengo pendiente visitar Córdoba, a ver si un año de estos puedo. Te quedó un pastel riquísimo. Muakkkkkkkk

    ResponderEliminar
  3. Uhmm sí que tiene buena pinta!!! Besosss

    ResponderEliminar