sábado, 29 de septiembre de 2018

Sopa de melón al Oporto con salmón marinado


Sopa de melón al Oporto con salmón marinado


  ¿Qué quieres que te diga????? Me sentía inspirada y me ha salido un plato de lo más rico y refrescante!!!!!

No suelo inventar mucho porque tengo inseguridad con si un ingrediente casa bien con otro, pero en este caso, "me he tirado a la piscina".
La "piscina" es una sopita de melón, muy refrescante para estos calores del "verotoño". Ya os comenté que la primera vez que tomé una cremita de melón fue en Oporto, así que ¿por qué no darle ese toque con una gelatina de Oporto? 
Le podría haber puesto la guarnición de melón con jamón, que aunque ya está pasada de moda, tanto gustaba en los 70 del pasado siglo. Nos creemos que inventamos esta combinación pero en realidad lo hicieron los italianos al colocar como antipasto unas finas lonchas de su jamón de Parma sobre unas buenas rodajas de melón.
En lugar del jamón, pensé que una guarnición de salmón le iría estupendo y ¿por qué no marinarlo en un poco de salsa de soja para potenciar su sabor?


Ingredientes


 Para la sopa de melón:

  • 1 kg de melón, limpio
  • 100 gr de Kéfir
  • zumo de medio limón
  • un chorrito de Oporto
  • una pizca de sal
  • pimienta

 Para la gelatina de Oporto:

  • 1 hoja de gelatina
  • 100 ml. de vino dulce de Oporto

Para el salmón marinado:
  • Un lomito de salmón limpio
  • 15-20 gr de salsa de soja
  • zumo de medio limón
  • 1 ajo
  • un chorrito de aceite
  • laurel
  • tomillo


Elaboración


  Sopa de melón: 
  1. Trituramos el melón. Añadimos el resto de ingredientes y mezclamos algunos minutos hasta que quede todo bien integrado. 




2. Podemos tomarlo así, conservando toda la fibra del melón, o pasarlo por el chino para que quede más fino. Reservamos en la nevera para servirlo muy frío.


  Gelatina de Oporto:

  1. Introducimos la hoja de gelatina, 10 minutos, en agua fría para que se hidrate.


  2. Calentamos, sin que hierva el Oporto. Sacamos la hoja ya hidratada, la escurrimos bien y la incorporamos al vino. Mezclamos bien y llenamos unos moldecitos. ( estas cubiteras tienen la ventaja de tener el fondo de goma flexible lo que me facilitará el desmoldado).



  3. Dejamos en la nevera unas horas para que cuaje. Para desmoldar, introducimos la bandeja en agua caliente ( sin mojar la gelatina) ; pasmos una puntilla por el filo del molde y hacemos presión con los dedos.











( He sacado bolitas pero he preferido cortarlas porque me parece un bocado demasiado potente)

Salmón marinado:  

  1. Majamos un ajo con unas hojitas de tomillo y un pelín de sal para que el ajo no salte, ten en cuenta que la salsa de soja tiene mucha sal. Añadimos un chorrito de aceite. Mezclamos con la soja y el zumo de limón.











  2. Introducimos en una bolsita el salmón junto con la salsa que acabamos de elaborar, la hoja de laurel y una ramita de tomillo.  Cerramos y dejamos marinar en la nevera unas horas.


  3. Precalentamos el horno a 150º C, pasamos el salmón con su salsa, cubierto con las hierbas a una bandejita de horno. Horneamos unos 15 minutos. Dejamos enfriar y desmenuzamos.












Montamos el plato:

Ponemos en un cuenco la sopa de melón, colocamos el salmón y le damos el toque de Oporto con la gelatina a daditos. Acabamos con un chorrito de aceite de oliva.



                                                                                                                            Qué rico!!!!!

martes, 25 de septiembre de 2018

Pinchos morunos


Pinchos morunos


  Siento que las fotos sean tan horribles pero es que cuando se tienen invitados no se puede estar pensando en el blog.
Por suerte siempre hay algún alma generosa que hace fotos a todo y luego las comparte contigo.


Cuando nos vinimos a vivir a nuestra nueva casa, hace ya 11 veranos, una pareja de amigos y compañeros de bailes de salón, Celsa y Toni, nos regalaron esta barbacoa con sus pinchos. Ellos son muy aficionados a los pinchos morunos y en general a toda la gastronomía marroquí. Tienen o tenían, porque ya hace tiempo que no nos juntamos, la costumbre de, cuando invitaban, hacer pinchos morunos. Por entonces solían comprar la carne de cordero en el barrio de Ruzafa de Valencia dónde proliferaban carnicerías y establecimientos morunos. Ahora el barrio está de moda y lo que proliferan son bares y restaurantes de todo tipo, menudo ambientazo hay los fines de semana!!!!

El sábado pasado tuve invitados y se me ocurrió hacer una cena temática marroquí. Me puse en contacto con Celsa y nos volvió a dar la receta, además me contó que ahora la carne la compraban en la carnicería de la plaza, que casualmente es de mis vecinos de al lado, Chema y Susana, la verdad es que tienen la carne muy buena. Le encargamos los pinchos para el miércoles, puesto que hay que tenerlos macerando 48 horas. Nos deshuesó y cortó la carne en daditos pequeños, como debe hacerse. Los maceramos, insertamos en las brochetas y en un momento se hicieron con las brasas.

Yo recuerdo que Celsa y Toni nos decían que comían un montón de pinchos, pero claro yo los acompañé con bastante guarnición y aperitivo, así que sobraron unos cuantos.

Lo voy a anotar todo muy bien para calcular la próxima vez:


Ingredientes ( para 8)


  • 2 piernas de cordero ( una pesaba 1´565 y la otra 1´455 Kg) 
            una vez deshuesadas, salió 2´150 kg. de carne

            dividida en 24 pinchos: sale cada pincho a unos 89´5 gr de carne

            Eramos 6 personas y nos sobraron 7 pinchos. Luego nos comimos 17. Lo que quiere decir que algunos, como yo, nos comimos 2, otros se comieron 3 y alguno 4.

           Lo que importa es que con esta cantidad bien pueden comer 8 personas!!!!!

  • 1 cebolla
  • zumo y ralladura de 1 limón
  • abundante comino molido
  • cúrcuma para dar color
  • perejil 
  • 1 ajo
  • sal
  • un buen chorro de aceite
  • un poco de guindilla ( opcional)


Elaboración


  1. Pedimos al carnicero que nos deshuese y corte la pierna de cordero en dados pequeñitos para que se haga homogéneamente y más rápido.

  2. Picamos el resto de los ingredientes y mezclamos todo con las manos en un cuenco grande.

  3. Dejamos macerar 48 horas. De vez en cuando podemos darle una vuelta para que se impregne todo por igual.

  4. Insertamos en los pinchos y vamos haciendo en tandas y comiendo para que no se enfríen.




  5. Acompañamos con pan marroquí, patatas, ensalada de berenjenas, ensalada de zanahorias... Puedes ver las recetas pinchando aquí:

Y de postre: 
Así de bonita nos quedó la mesa:



 Y así de guapas lucíamos :



Qué bien lo pasamos!!! Un éxito rotundo para acabar el verano y recibir el otoño... a remojo!!!!!!!



domingo, 23 de septiembre de 2018

Serpiente con almendra


Serpiente con almendra / Moroccan MHENCHA


  Este es un dulce típico de la cocina marroquí. Consiste en un relleno a base de almendra que se enrolla sobre unas laminas finísimas de "pastilla", algo similar a la pasta filo que nosotros tenemos más a mano.

El éxito del resultado consiste en que, al enrollar la serpiente, la pasta no se nos rompa y nos salga una serpiente a trozos. Para ello es importante que no tengamos mucho rato la pasta expuesta al aire y que no la rellenemos en exceso. Un truco consiste en impregnar la pasta filo de mantequilla. Hay quien le pone clara de huevo para unir las láminas pero creo que lo mejor es entretenerse lo menos posible.

Es mi primera serpiente y he cometido algún fallo que he logrado subsanar gracias a que me había reservado unas hojas de pasta dentro de su bolsa.
En cuanto al relleno, no hay unanimidad en lo que se refiere a la cantidad de almendra, azúcar y otros ingredientes. Yo he optado por hacer mi propio relleno después de haber consultado mi libro La cocina Marroquí que me traje de Marrakech y unos cuantos videos que aparecen en internet dónde te dan una idea muy gráfica de cómo hacerlo, entre otros el de Jamie Oliver in Marrakech.

Tengo que decir que los pastelitos marroquíes y turcos que yo he probado son mucho más dulces que mi serpiente, es cuestión de gustos o de calorías. Con las cantidades que yo he puesto es suficiente si no eres muy, muy golos@.
También he de decir que la próxima vez me daré más prisa para no tener que poner una segunda capa de pasta.
Aún así mi pastel fue todo un éxito. Mis invitados me agradecieron que no estuviera "tan empalagoso" y que la masa estuviera tan crujiente.

Es imprescindible tener una buena mesa de trabajo, más que "buena",  larga para poder formar un buen "churro" que luego enrollaremos. Mi mesa de cocina no es muy larga, pero para la cantidad de relleno que puse me quedó perfecta.



Una vez sacada del horno se puede espolvorear de azúcar glas o se puede meter en un baño de miel derretida. Yo he optado por darle un toque ligero de miel.

No es imprescindible pero, ya que nos ponemos y por el precio que cuesta, bien merece la pena espolvorear con pétalos de rosa deshidratados. ¡Queda precioso!!!!. Las puedes conseguir en cualquier buena herboristería. Yo se las encargué a mi amiga Laura propietaria de la ecotienda herboristería del sitio en el que vivo, al día siguiente las tuve.




Ingredientes



  • De 125 a 250 de pasta filo 
  • 75 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 75 gr de azúcar glas
  • 200 gr de almendra molida
  • 60 gr de nuez
  • 1 cucharada de maizena o de harina de todo uso
  • ralladura de una naranja
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 cucharada de agua de azahar
  • unas gotas de aroma de vainilla
  • cantidad suficiente de mantequilla para embadurnar la pasta
  • pétalos de rosa deshidratados
  • 3 cucharaditas de miel


Elaboración


  1. Mezclamos en un cuenco la mantequilla a temperatura ambiente con el huevo y el azúcar.




2. Seguimos añadiendo y mezclando la almendra, agua de azahar, ralladura de naranja, vainilla, canela, harina y nueces troceadas.




3. Formamos una masa que nos servirá de relleno. Disponemos las láminas de filo, superponiendo unas a otras. Cepillamos con mantequilla derretida.



 4. Espolvoreamos de pétalos y colocamos en uno de los bordes el relleno ( todo esto deprisa para que no se nos seque la pasta filo).


  5. Doblamos la masa filo envolviendo la pasta de almendra. Seguimos enrollando rapidito yendo de derecha a izquierda y viceversa hasta formar un churro que enrollaremos sobre sí mismo para formar la serpiente. ( Todo esto lo he hecho con las manos embadurnadas de mantequilla)



6. Horneamos a 180º C hasta que quede dorado ( unos 20- 30 minutos).

  7. Rociamos con un chorrito de miel. ( También podemos diluir más cantidad de miel ( 150 g.  y bañarlo)



Decoramos con más pétalos...



  Se puede comer calentito con una bola de helado.

                                                 Nosotros lo hemos tomado a temperatura ambiente con un té moruno.


                                                                    Riquísimo!!!!!!!!

lunes, 17 de septiembre de 2018

Lasaña de verduras


Lasaña de verduras


  Anoche, en Masterchef, vi cómo hacían una lasaña de verduras y me dio envidia !!!
Quedarse con la envidia no es solución, así que hoy, para comer, la he puesto en mi mesa y hemos disfrutado de un rico plato.

Dependiendo de la grasa que le pongamos a la bechamel, será más o menos sana. 
El tipo de verduras...el que más nos guste. A la berenjena y calabacín, que coincide con la que hicieron en el programa, se le puede añadir brocoli, setas o champiñones, espinacas...




Ingredientes


  • 1 berenjena
  • 1 calabacín
  • 1/2 brocoli
  • salsa de tomate
  • salsa bechamel
  • queso rallado
Para la salsa de tomate:


  • 2 ajos
  • 1 cebolla
  • 550 gr de tomates maduros
  • aceite de oliva 
  • sal
  • un poco de azúcar
Para la salsa bechamel:


  • 500 ml de leche ( he utilizado algo más)
  • 40 gr de mantequilla ( en realidad he puesto 20 de aceite y 20 de mantequilla)
  • 40 gr de harina
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada


Elaboración


  1. Para preparar la salsa de tomate: Ponemos un chorro de aceite, añadimos el ajo picado. Cuando comience a chisporrotear, añadimos la cebolla picada y un poco de salsal. Dejamos pochar a fuego moderado. 











  2. Rallamos los tomates, desechando la piel. Cuando tengamos la cebolla bien pochada añadimos el tomate, sal y azúcar. Dejamos cocer a fuego moderado hasta que quede sequito.












  3. Para preparar la salsa bechamel: Calentamos la mantequilla, añadimos la harina y rehogamos, sin que se queme, moviendo sin parar. Añadimos la leche, bien caliente poco a poco, sin dejar de remover. Así no saldrán grumos. Removemos y echamos un chorrito de leche. Cuanto más rato hagamos esto, más fina saldrá la salsa. Añadimos la sal, pimienta y nuez moscada, antes de finalizar.













  4. La verdura:  Cortamos la berenjena y el calabacín en lonchas alargadas, finas pero no demasiado. Horneamos con un poco de sal y un chorrito de aceite de 10 a 20 minutos, a 180º C. ( Se hace antes la berenjena por lo que habrá que sacarla antes.











  5. El brócoli, lo cortamos en arbolitos y lo cocemos al vapor 3 minutos.


  6. Montaje: Una capita de bechamel en el fondo, capas alternas de verdura y tomate. Entre medias podemos poner otra capita de bechamel.














  7.  Acabamos con una capa de bechamel en la que hundiremos el brócoli. Rallamos un poco de queso por encima y llevamos al horno que estará precalentado a 180º c, unos 15-20 minutos, cuidando que no se queme demasiado el brócoli.. 











  8. Es importante que repose un buen rato para que no se nos desmonte al servirla.











                                                                                                                      Muy rica!!!!!