lunes, 25 de marzo de 2019

Arroz con leche de almendras y cardamomo


Arroz con leche de almendras y cardamomo

  Un postre muy suave lleno de matices. Muy parecido, con el nombre de kheer, lo sirven en la India como cena, como postre o incluso en celebraciones muy especiales. 

Para rematar el plato se suele poner una mezcla de frutos secos tales como pasas de uva, castañas de cajú, pistachos o almendras . Yo he optado por unas almendras laminadas. 
Se le suele aromatizar con cardamomo y alguna hebra de azafrán que también le aporta color.

Si no tienes cardamomo molido, sácale las semillitas al que se suele vender en botecitos y machácalo bien en un mortero o con una trituradora. Se podría sustituir por canela, pero el cardamomo le da un saborcito muy particular.

Está riquísimo de verdad!!!!!!

Ingredientes


  • 100 gr de arroz
  • 500 gr de bebida de arroz
  • 40 gr de leche de almendras
  • 2 cucharadas de miel de naranjo
  • 4 cucharadas soperas de coco rallado
  • ralladura de naranja
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 3 cucharadas soperas de almendra molida

  • una cucharada de azúcar moreno
  • un puñado de almendras laminadas


Elaboración


  1. Desleímos la miel en la leche de almendras calentándola.


  2. Por otra parte, ponemos a hervir el arroz con la bebida de arroz para que abra el grano. Le añadimos la ralladura de naranja. Cuando de un primer hervor le mezclamos la leche de almendras con la miel. Añadimos las cucharadas de coco.

 

 

  3. Añadimos la cucharadita de cardamomo y dejamos cocer hasta que se haga el arroz, unos 18 minutos.
  4. Apagamos el fuego y le mezclamos bien las cucharadas de almendra molida cuidando que no quede apelotonada.

 

  5. Vertemos en un plato hondo o en varios individuales. Dejamos enfriar.

  Para servir:

  1. Espolvoreamos con azúcar moreno y quemamos con el soplete.
  2. Añadimos unas láminas de almendras previamente tostadas ligeramente en la sartén sin nada de grasa.

 



Que cosa más rica!!!!!!!!!!








sábado, 2 de marzo de 2019

Tarta de fresones y nata, mediana


Tarta de fresones y nata, mediana


  Carlos se ha emperrado este año con que no quiere celebrar su cumple! Si no quiere, que no lo celebre él pero yo, se lo celebro. No se cumplen todos los años 14 !!!!!!

Hemos estado en familia, la yaya Carmen, el padre de Carlos, su gran amigo Guille y nosotros. En realidad, Carlos cumple los años pasado mañana, pero yo he aprovechado que hoy es sábado para hacer una comidita.

Un cumple, sin tarta y sin regalitos, ni es cumple ni es nada, así que le he hecho esta tarta medianita de fresones y nata. Ya tenemos publicada esta tarta en varios tamaños. Pero este para unas 8 raciones me ha parecido muy práctico, por eso he decidido publicarla, así el año que viene podré repetirla sin tener que calcular.



Ingredientes


Para el bizcocho
  • 3 huevos
  • 90 gr de azúcar
  • 90 gr de harina de repostería
  • una pizca de sal
  • medio sobre de levadura Royal
  • 20 gr de almendra en cubitos
Para mojar el bizcocho
  • el zumo de 1 ó 2 naranjas
Para el relleno

  • 550 gr de nata para montar
  • 55 gr de azúcar glace
  • unas cucharadas de mermelada de fresas
  • 500 gr de fresones


Elaboración


Aquí tienes el paso a paso con fotos de mis otras tartas de fresa y nata: 1 y 2

El bizcocho:
 1. Ponemos la mariposa en el vaso añadimos los huevos y el azúcar y programamos 5 minutos, 40º, velocidad 3.
 A continuación quitamos la temperatura y programamos otros 5 minutos a velocidad 3.

2. Añadimos la pizca de sal, almendra y harina tamizada y mezclamos 6 segundos a velocidad 3.
Acabamos de mezclar con la espátula.

3. Vertemos en un molde de bizcocho de 18 cm, desmontable forrado con papel vegetal.

4. Introducimos en el horno, que estará precalentado a 180º, donde lo tendremos entre 16-20 con aire. Tendremos que estar pendientes de que no se nos queme, pero pinchándolo el pincho o aguja tiene que salir completamente limpio.

5. Dejamos enfriar y reservamos. esto lo podemos hacer con un día de antelación, Cubriendo el bizcocho para que no se seque.


El relleno:

1. Montamos la nata, cuando esté semi montada le añadimos el azúcar poco a poco. Para montar la nata ponemos la mariposa en el vaso bien frío y la nata muy fría y a velocidad 3 esperamos a que se monte vigilando para que no se nos pase y se nos haga mantequilla.

2. Cortamos el bizcocho en tres partes iguales. Con una lira corta-bizcochos o un cuchillo de sierra.

3. Colocamos la capa de abajo en el plato donde la vayamos a servir y la mojamos con el zumo de naranja.

 4. Añadimos unas cucharadas de mermelada y extendemos.

5. Picamos unos fresones a cuchillo y los extendemos sobre la mermelada.

6. Cubrimos con una buena capa de nata montada.

7. Cubrimos con una segunda capa de bizcocho y repetimos los pasos 3, 4, 5 y 6.

8. Colocamos la última capa de bizcocho, vuelta del revés para que absorba zumo. Mojamos y cubrimos totalmente de nata la superficie y paredes.

9. Dejamos reposar y en el último momento, decoramos. Esta vez he mojado unas láminas de fresones con mermelada aligerada con agua y las he pegado alrededor de la tarta. Con unos fresones enteros, otros cortados y unas hojas de menta he decorado la superficie. Había que dejar sitio para las velas.




Ha sido una sorpresa totalmente inesperada!!!!!!! Yo sé que le ha encantado, mira esa carita!!!!!








miércoles, 20 de febrero de 2019

Caldo de pollo


Caldo de pollo

Siempre tengo caldo de pollo y verduras en el congelador para base de sopas, arroces...

El caldo de pollo que traigo es ese tipo de caldo de la mamá o la abuela en el que uno piensa cuando está constipado o con gripe y necesita mimos.

Lo he sacado del suplemento de El País Semanal, dónde, desde hace un tiempo, viene siendo habitual encontrar una receta del reputado cocinero vasco, Andoni Luis Aduriz.

El caldo lleva pocos ingredientes y mucho tiempo. Merece la pena probarlo. 



Ingredientes


  • 2 litros de agua
  • 1 kg. de pollo
  • 200 gr de puerros
  • 200 gr de zanahorias
  • sal
  • perejil picado

Elaboración


  1. Troceamos el pollo, separando alas, pechuga, muslo, entremuslo y espinazo. 


  2. Limpiamos y cortamos las hortalizas.

 

  3. Introducimos los ingredientes en la olla y cubrimos con el agua.


  4. Llevamos a ebullición. Añadimos una cucharadita de sal y dejamos cocer a fuego moderado, en un suave hervor, durante 4 horas ( he dicho bien). Al final de la cocción, ajustamos de sal.


  5. Colamos el caldo con la ayuda de un chino. Presionamos bien la carne para sacar todo el jugo. El pollo lo podemos utilizar en muchas otras recetas, aquí tienes algún ejemplo. 

 
  6. Dejamos enfriar, cubierto, a temperatura ambiente y luego, en la nevera para que se solidifique la grasa. La desechamos totalmente.

 

  7. Servimos muy calentito, con perejil picado.


                                                                                      Necesitas mimitos???????

jueves, 14 de febrero de 2019

Lubina entera, al horno


Lubina entera, al horno


  Ya teníamos publicada una lubina al horno con patatas y cebolla pero me apetecía probar a hacerla entera. El resultado ha sido espectacular, tanto que nos ha servido de festín para el día de San Valentín!



Ingredientes

  • 1 lubina entera, limpia y desescamada ( esta pesaba algo más de 500 gr)
  • 2-3 patatas cocidas
  • 1/2 cebolla dulce
  • 3-4 ajos
  • aceite de oliva virgen extra
  • un buen chorro de vino blanco
  • unas cucharadas de agua
  • sal
  • perejil


Elaboración


  1. Pelamos las patatas que habremos cocido en agua con sal 30 minutos. Las hacemos rodajas y las colocamos en la base de la bandeja o fuente para horno. Añadimos un poco de aceite. Colocamos la cebolla cortada en juliana y añadimos otro chorrito de aceite. Horneamos 10 minutos a 200º C.

 

  2. Colocamos encima la lubina. Regamos con un chorrito de aceite, un buen chorro de vino y unas cucharadas de agua. Espolvoreamos de sal, ajo y perejil picados.

 

 

  3. Bajamos el horno a 180º c. Introducimos para asar unos 20 minutos ( lo justo para que se haga sin secarse)






 Al servirla regamos con el jugo de la bandeja. La lubina está deliciosa, las patatas y cebollas...ni te cuento!!!!!!!

jueves, 7 de febrero de 2019

Sopa juliana con miso


Sopa juliana con miso


  Estoy experimentando con el miso. 
Le compré un tarro a Laura, una compañera de lindy que tiene una ecotienda, herboristería...en el lugar dónde vivimos.
Me explicó que tiene múltiples beneficios y que se le puede poner a "casi todo". De hecho, anteayer sustituí la sal de unas lentejas por dos cucharaditas de miso. A este paso...voy a durar 100 años!!!!!

La única condición para que el miso no pierda sus propiedades es que no se hierva, por lo que hay que echarlo una vez apagado el fuego, pero enseguida, para que con el calor se disuelva bien. 
Hay varios tipos de miso, unos más claritos, otros más oscuros y más fuertes. Hay que tener mucho cuidado porque nos podemos pasar y resultar salado.

Una vez abierto el tarrito, el miso dura 6 meses en la nevera.

La receta más característica del miso es la sopa miso. Hay tantas sopas miso como cocineros, cada cual tiene sus costumbres. El Dashi es un caldo base considerada fundamental en la cocina japonesa. Es un caldo resultante de la cocción en agua de algas kombu y las virutas del katsuobushi o Hanakatsuo (bonito seco y ahumado). Esta es la base más común para la sopa de miso.
Existe un polvo, Hondashi Katsuo,  que combina el alga kombu con el bonito, de este modo se hace un caldo instantáneo al que se le añade cualquier verdura, daditos de tofu ...según el gusto de cada cocinero.
Tendré que seguir investigando sobre esta sopa y buscar algunos de sus ingredientes para probar a hacer la auténtica sopa miso.

Mientras tanto, he preparado mi propia sopa, que no tiene mucho que ver. La he hecho con un caldo de pollo campero. Es de "cajón" que cuanto mejor sea la base, que es el caldo, mejor sabrá la sopa! 
En este caldo, al que no le he puesto nada de sal, he cocido una juliana de verduras a base de zanahoria, col, acelga, nabo, cebolla, apio y puerro. Después le he añadido un huevo por persona y el miso.

Sinceramente, yo no soy muy de sopa juliana. Así que no voy a decir que está riquísima. Pero estaba calentita que para esta época viene fenomenal, es sanita y a mi marido le ha encantado!!! Esto es lo más importante. Tenía mis dudas de traerla al blog, pero él ha insistido en que estaba muy, muy buena...



Ingredientes


  • 1 litro de buen caldo de pollo de corral sin sal
  • 400 gr de verduras en juliana
  • 1 cucharada sopera de miso ( este es de arroz y soja)
  • 2 huevos
  • unas hojitas de hierbabuena


Elaboración


  1. Cocemos 20 minutos las verduras en el caldo.

 

  2. Separamos las claras de las yemas. Añadimos las claras a la sopa. Dejamos un par de minutos y apagamos el fuego, te repito que el miso nunca debe hervir.

 

 3. Sacamos un poco de caldo y diluimos la cucharada de miso. La incorporamos a la sopa, probamos. Si resultara sosa podemos añadir un poco más de miso. Siempre hay que tener cuidado de no pasarse porque el miso lleva bastante sal, unos más que otros!!!!!

 


  4. Por último, añadimos la yema, con cuidado de no romperla, para que forme una película con el calor. 

 

  5. Servimos la sopa con una yema en cada tazón. Espolvoreamos de hierbabuena cortada en juliana.

 

  6. Cada comensal rompe su yema y la diluye en su plato o tazón.