martes, 29 de julio de 2014

Gnocchi di patate / Ñoquis de patata


Gnocchi di patate / Ñoquis de patata

Los ñoquis (del italiano gnocchi, plural de gnocco; bollo y también grumo o pelotilla) son un tipo de pasta italiana y se elaboran con patata. En otros lugares hay gnocchi elaborados con otros muchos ingredientes como pan rallado, batata, plátano, espinacas, queso ricota....

Aunque los ñoquis son típicos de la cocina italiana, existen platos con similar preparación en la cocina austriaca (Salzburger Nockerln), alemana, húngara, eslovena, rusa, argentina, chilena, paraguaya, uruguaya, venezolana y polaca.

En Italia, el término gnocchi se usa para señalar a una cantidad de pastas bastante amplia, aunque los más frecuentes son los de patata.

Al puré de patata para ñoquis se le añade una cantidad adecuada de harina de trigo, la mínima suficiente como para asegurar la cohesión del puré durante el hervor, también se le suele añadir huevo. Se elabora con el "pasapurés" para hacer más homogéneo y fino el puré para los ñoquis que debe tener bastante consistencia.  A continuación se hacen con esta masa-puré pequeños bollos (gnocchi).
Se sabe que los ñoquis poseen la consistencia adecuada si al amasarlos no se pegan en las manos ni en la mesa ni se desarman en el agua hirviente a la cual deben ser arrojados para su cocción.

Previamente se les suele realizar  unas pequeñas acanaladuras con un tenedor, aunque también existe un pequeño y sencillo instrumento que produce tales acanaladuras al deslizar los bollos por éste.
Como se ha indicado, los ñoquis se arrojan en agua hirviente y se retiran —mediante un colador grande— cuando estos flotan en dicha agua. 

A continuación se sirven con la salsa deseada que puede ser de mantequilla, de ricota y espinacas, salsa de tomate......en este caso yo he elaborado una salsa de pesto.

Es tradición, en ciertas regiones, consumir los ñoquis el 29 de cada mes. Esta tradición nace de una leyenda que se remonta al siglo VIII. Vivía entonces en Nicosia (Asia Mayor) un joven médico llamado Pantaleón, quien, tras convertirse al cristianismo, peregrinó por el norte de Italia. Allí practicó milagrosas curaciones por las que fue canonizado. Cierta ocasión en que pidió pan a unos campesinos vénetos, éstos lo invitaron a compartir su pobre mesa. Agradecido, les anunció un año de pesca y cosechas excelentes. La profecía se cumplió y otros muchos milagros. San Pantaleón fue consagrado -a la par de San Marcos- patrono de Venecia. Aquel episodio ocurrió un 29 de julio, por tal razón se recuerda ese día con una comida sencilla representada por los ñoquis.

Otra versión mucho más extendida de la historia de por qué se consumen los ñoquis de forma tradicional el día 29, hace referencia a que esa fecha, al ser uno de los últimos días del mes, las personas de pocos recursos (las que cobran a principios de mes su sueldo) no tenían dinero más que para comer lo que estuviera hecho de las materias primas más baratas.
                                                                                                                   Wikipedia


Tengo que advertir que estos son mis primeros gnocchi. He seguido, al pié de la letra, las instrucciones de este video:
Como preparar los gnocchi

Sólo en una ocasión, hace muchísimos años, había probado este plato. A mi marido y a mi nos han gustado el resultado, aunque ya os digo que no podemos comparar.
Por otra parte, tengo que advertir que con la cantidad de harina que se recomienda en todas las recetas que he consultado, no había modo de amasar, la patata quedaba adherida a mis manos y a la mesa de trabajo, así que he tenido que añadir una buena cantidad, aún a sabiendas de que esto perjudicaría el resultado final.
Tal vez el tipo de harina, o la clase de patata, aunque la he utilizado roja como se aconseja en muchas recetas, varíe la proporción.

Para ser la primera vez que me he embarcado en esta entretenida elaboración, aunque sería realmente fácil si no se hubiera pegado, creo que debería haber hecho menos. Quise hacer la receta tal cual y me salieron tropecientos gnocchi. No se acababa nunca la masa, os recomiendo que para empezar hagáis la mitad o incluso la cuarta parte.

Lo bueno es que una vez formados, antes de cocerlos, se pueden congelar. Para ello es muy importante que los congelemos extendidos en bandejas y una vez congelados los podemos pasar, ya todos juntos, a una bolsa herméticamente cerrados. Si no se hace así se pegarán unos a otros y obtendréis un amasijo de patata!!!!!
Para descongelar se pasan directamente del congelador al agua hirviendo sin previo descongelado.

 Después de redactar todo lo anterior, da la casualidad que mi amiga Mercedes se encuentra en Roma, de donde es Luccio, su marido, ha consultado con su suegra, que es toda una experta en gnocchi, y le ha dicho que ella mezcla un plato de puré de patata roja con un plato igual de harina, así, a ojo, a esto le añade un huevo. Y le salen riquísimos!!!!!
(Ya os he dicho que la proporción de harina-patata no era manejable, seguro que así salen perfectos!!!! El próximo 29 de mes los volveré a hacer, con esta medida)


Ingredientes



  •  1 kg de patata roja
  • 300 gr de harina de trigo
  • 1 huevo
  • sal

Elaboración

  1. Ponemos a cocer las patatas con la piel, previamente bien lavadas, en agua abundante con sal. Hasta que al pincharlas no ofrezcan resistencia.



 

  2. Las dejamos enfriar cubiertas de agua fría. Las pelamos y las pasamos por un pasapurés.
 

  3. Formamos un volcán con la harina a la que le habremos añadido un poco de sal y añadimos en medio la patata. Mezclamos un poco y añadimos el huevo.

 

  4. Comenzamos a amasar para que se integren todos los ingredientes y nos quede una masa homogénea. No resulta fácil porque ya os he dicho que se pega bastante, pero al final se consigue. Yo he puesto algo más de harina y además me he embadurnado las manos y encimera de aceite.

 

  5. Dividimos la masa en 4 porciones y formamos unos rulos de unos 2-3 cm. (Mejor 2, para que salgan más pequeñitos de lo que me han salido a mi). a su vez cortamos el rulo en pequeñas porciones.
 

   6. Para formar las acanaladuras típicas, pasamos con cuidado cada ñoqui por el tenedor.
 

  7. Una vez formados, los podemos congelar, arriba os indico como! O cocer en abundante agua hirviendo con sal. Cuando suban a la superficie es señal de que ya están cocidos. Se sacan, se escurren y se sirven inmediatamente con la salsa.

 


Gnocchi al pesto


         - Riquísimos!!!!!!!!

         - Eh!!!!!!! Que se te ha olvidado el queso rallado!!!!!!!!!!!!!

         - ¡Que cabeza!!!!!






lunes, 28 de julio de 2014

¡Una horchata y un tronquet!!!


¡Una horchata y un tronquet!!!

Cuantas veces he respondido esta frase, al camarero, en la horchatería Daniel, a la pregunta de "¿Que va a tomar?".
Y es que, aunque la mayoría asociamos la horchata a los fartons, la horchatería Daniel hace años que ofrece otras alternativas como los danielet, carmeleta, berlina, chocotet, coca en llanda, coca en taronja, tonet, parmenidet, improvisat ....y por supuesto, mi favorito, el tronquet!

Hoy he reproducido en casa una merienda típica de mi horchatería favorita, para celebrar el cambio de nombre de mi blog y de mi página. Me he visto obligada a ello ya que el nombre anterior "La cocina de Lola" estaba registrado desde hacía años para una empresa de catering. De si he hecho lo correcto, de si debería haber peleado puesto que nada tiene que ver una cosa con otra, de mis sentimientos ante amenazas, del tono y las formas...no voy a referirme. Simplemente espero que todo eso pertenezca al pasado y podamos celebrar el nuevo nombre sin sobresaltos! Ya dije en la página que soy más dada a solucionar que a crear problemas y creo que así se resume mi actitud.
A partir de este momento, y espero que para siempre, mi blog y mi página se llaman "Cocinando con Lola García". Un nombre largo, que me diferencia de cualquiera existente, a pesar de la coincidencia con mi nombre "Lola", que así me llamo, y mi actividad, "cocinar", que no es más que lo que hago en mi blog y en mi página, y así lo debe reflejar el título. Y espero no tener que referirme a este episodio nunca más!!!!

La horchata: Los adictos a la horchata, como yo, tenemos varias alternativas para que no nos falte nunca. Yo me tomo mi primera horchata cuando acabo las faenitas, hacia la una del mediodía, me pongo en la tumbona a tomar un ratito el sol con mi horchatita en un vaso helado, que siempre tengo en el congelador. La segunda me la tomo para merendar, con o sin acompañamiento, y a veces para acabar el día, me tomo la última. No creas que te estoy exagerando!!!! Bueno, esto solo es en los meses estivales, después ni la pruebo!!!!
A mí me gusta la horchata líquida pero muy, muy fría, creo que es como más conserva su sabor, el granizado le hace perder algunos matices. Cuando la tomo en horchaterías, sin embargo, la suelo pedir mixta, por si la líquida no está suficientemente fría, esto si que es imperdonable, no hay nada que más aborrezca que una horchata a temperatura ambiente, ajjjj!!!!!
No todos los días podemos ir a una horchatería, entre otras cosa porque un vaso de horchata vale 4 euros, ni todos los días tengo ganas de elaborarla en casa, es fácil pero un poquito jaleoso. Debería inventarse una "robohorchata", tipo licuadora, meter las chufas y sacar la horchata ya helada!!!!

Afortunadamente la tenemos envasada, nada que ver, ya lo sé, pero...."a falta de pan, buenas son tortas" que decía mi madre!!!!!
Lo bueno de la horchata envasada es que dura mucho más una vez abierta, aunque ya podéis comprender que esto no es mucho problema para mi. Que la puedes comprar y tener en casa durante meses. Y que es mucho más económica!
La verdad es que te acostumbras a ella y no echas de menos "la de verdad". Pero cuando vas a una buena horchatería, o la haces en casa te sabe a gloria!!!!!!
Hay otra posibilidad, que es ir a la horchatería a comprar la horchata para traértela a casa, entonces sale a mitad de precio. Creo que esta es una buena opción!

La mayor producción y venta de horchata está en el municipio valenciano de Alboraya. Pegadito a los campos de chufas:



Ingredientes(para 1 litro)

  • 1 l de agua
  • 250 gr de chufas
  • 125 gr de azúcar

Elaboración

  1. Lo primero que hay que hacer es poner las chufas, bien lavadas, a remojo. Yo las pongo 24 horas. En alguna receta de horchatería he visto que son suficientes 6 horas, también en esta receta he visto que les añaden ralladura de limón y un toque de canela a la horchata, a mi me gusta notar el sabor de la chufa y nada más!!! Cambiamos el agua un par de veces volvemos a lavar.

  2. Trituramos las chufas y mezclamos con el agua (podemos añadirle toda o solo la mitad). Trituramos de nuevo para sacarle lo máximo, yo lo he hecho con la thermomix al máximo durante 1 minuto.
 

  3. Dejamos reposar esta mezcla un par de horas en la nevera.

    4. Pasamos por un colador fino. Yo prefiero pasarla primero por el chino y cuando ya parece que le he sacado todo el jugo la paso por el colador de tela y la estrujo con las manos limpias, limpísimas, como si se tratara de la teta de una vaca. Si no nos sale un litro, es que no la hemos estrujado suficiente!!!!!
 


 

  5. Añadimos el azúcar, (mejor si la tenemos en polvo) y removemos. La llevamos a la nevera. Podemos guardar la mitad en el congelador y luego mezclar para que esté bien fresquita.
 

  6. Antes de servir debemos agitar muy bien porque tiende enseguida a hacer poso y en ese poso está todo el sabor!!!!


La horchata natural tiene sólo un pero, y es que dura muy poquito, un par de días en condiciones, después hay que tirarla!!!! Eso, sí, se puede congelar recién hecha si la vas a beber más adelante!!!

...............................................................................................................................................................

El tronquet: El tronquet no es más que un hojaldre relleno de cabello de ángel, a mi me encanta. Con los recortes de hojaldre que me han sobrado, he "improvisado" unos enrolladitos que luego se espolvorean de azúcar glas, algo parecido al "improvisat" que también se sirve en Daniel.



Y antes de seguir, quiero decir que nadie crea que tengo comisión, es simplemente que estoy encantada con los productos que se hacen en mi tierra y quiero que el mundo los conozca!!!!! Y si es posible que los pruebe!!!!



Ingredientes

  • una lámina de hojaldre
  • cabello de ángel
  • un huevo para dar color al hojaldre
  • (opcional) gelatina de manzana para dar brillo
El huevo ya da brillo, yo he puesto la gelatina porque la tenía hecha y congelada, siempre viene bien. Podemos en su lugar ponerle almibar, por ejemplo!

Elaboración

  1. Cortamos el hojaldre, sin estirar, en rectángulos del tamaño que nos guste. Hay que tener en cuenta que los vamos a doblar por la mitad. El tronquet suele quedar como un rectángulo bastante pronunciado, aunque en la cestita de degustación los sirven cuadrados. Yo he hecho de ambos.
Rellenamos de cabello solo hasta la mitad del rectángulo y doblamos, siempre procurando que la lámina no se afine para que luego quede subido.
 


  2. Una vez doblados, hacemos unas incisiones, sin llegar a cortar, a modo de rombos.

  3. Pincelamos con yema de huevo o huevo batido. Si lo hacemos solo con yema le da más color, aunque hay que vigilar que no tome demasiado!
 

  4. Horneamos con el horno precalentado a 200º, hasta que suba y coja color, unos 10 minutos con aire.

  5. Si le queremos dar más brillo, pincelamos con la gelatina o un almíbar (Aquí tienes el que le pongo a los fartons)



                                         Y a merendar!!!!!!!!


                                                    Yo, una horchata y un tronquet!!!!!!!





                                    Pero si te gusta mojar en la horchata te recomiendo los fartons:




viernes, 25 de julio de 2014

Mendigo de cerezas negras


"Mendigo" de cerezas negras

  Otra receta de mis amigos Cuisine et Cigares.  La llaman, Mendiant aux Cerises Noires de ma Gran-Mère.

( Antes de seguir tengo que aclarar que Cuisine et Cigares es el blog de Madame Cuisine, Sandy, a la cocina y Monsieur Cigaret, Michel con sus cigarros. Al menos así lo entiendo yo, aunque siempre tengo la sensación de hablar con él de las recetas, por eso a veces no se si referirme como él o ella)

Y es que, por lo visto, este y otros postres se los hacía la  abuela de Madame Cuisine cuando era niña,  los aprendió y ahora es ella la que los hace para mostrárnoslos en su blog. Es todo un acto de generosidad. Muchas gracias!!!

El nombre traducido sería " Mendigo de mi abuela". Bonito nombre!!!!! Yo lo iba a llamar budin de cerezas, pero al final he optado por conservarle el nombre que se le da en Alsacia, aunque traducido.

Se trata de un postre de Alsacia que allí se llama Bettelmann que significa" mendigo" en alsaciano (lengua regional de Alsacia y los países moselanos). Por ello también se le puede llamar Mendiant, mendigo en francés. Una receta para aprovechar los restos, especialmente de kougelhopf, aunque también de bollos o de pan duro, que se combina con fruta, generalmente cerezas o  manzanas.
El  kougelhopf (en francés);  es una especialidad culinaria tradicional de Austria, Suiza, Alsacia, Bohemia y el sur de Alemania. Se trata de una especie de bizcocho cuya forma característica se asemeja a la de una montaña. Se prepara en un molde especial .
Colmar, Alsacia
Estrasburgo, Capital de Alsacia
                                                                                                                    (Fotos de Google)
Para situarnos, Alsacia es una bellísima región de Francia situada al este del país, en la frontera con Alemania y Suiza, cuya capital es Estrasburgo. Aquí, ciudad que tuve la suerte de visitar allá por el año 1990, además de Colmar y Rikewihr, vive nuestro amigo Cuisine et Cigares.


Y vamos con nuestra receta:

Ingredientes

  • 250 gr de restos de pan, bollería..
  • 500 gr de leche
  • 500 gr de cerezas negras
  • 4 huevos
  • 120 gr de azúcar
  • 50 gr de almendra molida
  • unas cucharadas de azúcar moreno
  • mantequilla
  • (canela o vainilla, pasas, unas gotas de kirsch son ingredientes que también se les suele añadir aunque yo no lo he hecho)

Elaboración

  1. Cortamos los restos de pan, bollería...y los metemos en un bol. Calentamos la leche y la vertemos sobre el pan. Dejamos reposar un poco y chafamos con un tenedor. Dejamos enfriar totalmente.

 

  2. Mientras quitamos los huesos a las cerezas. Se hace muy fácil empujando con algo con punta como una chaira.

  3. Mezclamos los huevos con el azúcar, añadimos la almendra molida, mezclamos y unimos a las cerezas.
 

 

  4. Engrasamos un molde con mantequilla. Hay que tener en cuenta que luego no vamos a volcarlo para desmoldarlo por lo que será mejor que sea desmontable o que sea de un material que no se raye al cortarlo.
  5. Vertemos el relleno y cubrimos toda la superficie con azúcar moreno y unos pedacitos de mantequilla. Introducimos en el horno que estará precalentado a 180º, con ventilador hasta que esté dorado.
 

  6. Verificamos que está hecho cuando al introducir una aguja salga limpia. Si se dora antes, ponemos el calor solo por bajo y bajamos un poco la temperatura. En unos 35 minutos se coció el mío.


Doradito y crujiente por encima......:


                                                                              .........jugoso, jugoso por dentro:


                                                               ¡Sencillamente perfecto!!!