jueves, 6 de noviembre de 2014

Guisado de carne con alcachofas


Guisado de carne con alcachofas

  Cuando uno se pone a pensar en hacer la comida, existen unas cuantas opciones que enseguida te vienen a la mente: Un arroz, pasta, legumbres, un guisadito...
Me parece mentira que en este momento llevo publicadas unas 350 recetas, también me parece mentira que haya veces que no se me ocurra qué hacer de comer.
Y es que, en qué casa no se hacen estas cuatro comidas tooooodas las semanas????

Es por eso que no podía faltar un guisadito en mi blog.

Normalmente lo hago con judías verdes, pero como estamos en tiempo de alcachofas y tenía unas cuantas en mi nevera las he aprovechado. Además, recuerdo que al principio de tener el blog, mi querida prima Merche, que siempre comparte mis recetas en su muro de Facebook, me prometió amor eterno si hacía su comida favorita: El guisadito con alcachofas. Te lo dedico prima!!!!!

La carne para el guisado puede ser de cualquier tipo. Mi suegra hace un guisadito con pollo y albóndigas riquísimo. Mi madre hacía uno con cordero para chuparse los dedos.
Yo he aprovechado unos recortes que tenía en el congelador de chuletón de buey. Fue el carnicero el que me aconsejó, hace ya un tiempo, que asara la parte grande del chuletón y que la parte más delgada, que va separada por la grasa, me la guardara para guisarla. Yo la voy guardando en el congelador y cuando tengo suficiente cantidad hago el guisado.


El guisado se puede hacer de varias formas: hay quien pasa la carne por harina antes de freirla, hay quien la pone en crudo. Unos fríen antes la cebolla y después rehogan la carne, otros sellan la carne luego la sacan y en este aceite fríen la cebolla.
Yo misma cada vez la hago de un modo.

En esta ocasión he aprovechado que ya tenía el sofrito hecho y no he tenido ningún problema. El problema, para mi, es que me gusta que la cebolla se rehogue perfectamente, por otra parte me gusta que la carne se dore un poco. Si pones antes la carne puede que suelte agua y luego no sea fácil que la cebolla se fría y solo se cueza. Si pones primero la cebolla, a no ser que luego añadas más aceite es difícil que la carne se dore.
Una buena solución es freír la carne, con o sin harina, por un lado y en otro recipiente rehogar las hortalizas del sofrito. Luego se unen en una sola olla, desglasando bien el recipiente que desechamos, con agua o vino,  para que no se pierda ningún jugo y se añade también al guiso.

Lo bueno es que al final, os digo la verdad, siempre sale bueno!!!!!! Lo que importa de verdad es que la carne quede tierna y el guisado sabroso! Y este lo está!!!!!

Ingredientes

  • Unos 500 gr de carne, después de límpia
  • un vasito de café de sofrito
  • unos 500 gr de alcachofas enteras (antes de limpiarlas)
  • 2 zanahorias
  • unos 300 gr de patatas
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • una hoja de laurel
  • colorante
  • un majado de almendras (yo las pongo en cubitos) tostadas, tomillo y perejil
  • un vasito de jerez u otro vino
  • agua caliente, la necesaria

Elaboración

  1. Ponemos un chorro de aceite en un recipiente, lo llevamos al fuego. Cuando esté caliente añadimos la carne limpia, cortada en dados gruesos y salpimentada. Doramos a fuego fuerte por todas sus caras.

 

  2. Una vez dorada la carne añadimos el chorro de vino. Dejamos que se evapore y añadimos el sofrito, el laurel y las alcachofas limpias, cortadas en cuartos. ( Para mantenerlas blancas las tenía metidas en agua con limón).

 

  3. Pelamos, limpiamos y cortamos las zanahorias en rodajas. Las añadimos al guiso y dejamos rehogar todo unos minutos.

  4. Mientras preparamos el majado: Para ello tostamos las almendras en una sartén con cuidado de que no se quemen porque amargarían. Majamos con el perejil y el tomillo.
 


  5. Vertemos agua caliente a la olla, cubriendo todos los ingredientes, y añadimos el majado.

 

  6. Dejamos cocer un buen rato, al menos media hora. Añadimos las patatas "chascadas", cortadas con cuchillo solo hasta la mitad después rotas, eso hará que suelten el almidón y el guiso quede trabado. Ajustamos de sal, ponemos un poco de colorante y si fuera necesario añadimos más agua para que todos los ingredientes queden sumergidos. Dejamos cocer hasta que la carne esté tierna y las patatas cocidas.

 



Mejor si hacemos el guisado con algo de antelación y dejamos reposar unas horas.





4 comentarios:

  1. Mmmmm, qué pinta! Este finde cae seguro.

    ResponderEliminar
  2. mmm que rica!! quería hacer carne en salsa y no sabía que receta coger.. no se me ocurrió lo de tomarla con alcachofas.. me gusta :) tomo nota
    un besito!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Que rico, y es que ahora en este tiempo apetece comer de cuchara, todo un acierto con este menu, un beset

    ResponderEliminar
  4. Muy buenos días, esta mañanita me he dejado hecho el guisadito para comer a mediodía ¡buenísimo seguro!. Esta vez lo he hecho con judías verdes, por que no tenía alcachofas en casa y ha sido "pensat i fet". Un beso prima....

    ResponderEliminar