martes, 20 de octubre de 2015

Revuelto de setas y gambas



Revuelto de setas y gambas

  El revuelto de huevos es uno de los platos más fáciles y versátiles de la cocina de casi cualquier lugar del mundo.
Admite un sinfín de combinaciones. En muchos países se sirven en el desayuno aunque, dependiendo de los ingredientes que le pongamos, se pueden convertir en un buen plato principal para las comidas principales. 

Los más simples se hacen batidos ligeramente y cocinados en la sartén engrasada, con aceite o mantequilla, removiéndolos hasta que cuajen formando grumos.
Al  batido de huevos se le puede agregar cualquier cosa que se nos ocurra:  todo tipo de verduras, carnes, pescados, mariscos, quesos...

El añadido al huevo de un chorrito de leche o nata lo hace más suave, aunque también hace que tarde más en cuajar o, lo que es lo mismo, necesite más temperatura.
  
La textura del cuajado del huevo depende del gusto del cocinero, igual que pasa con la tortilla. 
Yo he aprendido de "nuestro amigo" Arguiñano, que los huevos revueltos no deben quedar excesivamente cuajados. Mi método es añadirlos sin batir y en cuanto comienzan a cuajar remover ligeramente y apagar el fuego para que se terminen de hacer con el calor residual. Es cuestión de segundos.


Ingredientes

  • Medio manojo de ajos tiernos
  • 180 gr de setas variadas
  • una patata cocida
  • 8 gambones
  • 3 huevos
  • un chorrito de nata
  • sal
  • pimienta
  • perejil
  • aceite de oliva virgen extra


Elaboración

  1. Ponemos la patata a cocer con piel, en agua con sal. 
  Ponemos unas cucharadas de aceite en una sartén y salteamos las gambas. Las reservamos. 



  2. En ese mismo aceite salteamos los ajos que habremos limpiado y cortado en cilindros.

 

  3. Cuando cojan color añadimos las setas, salpimentamos y salteamos. A continuación añadimos la patata cocida, cortada en daditos. Salteamos también ( si fuera necesario podemos añadir un poco más de aceite).

 

 

  4. Echamos en un bol los huevos, el chorrito de nata, perejil picado, sal y pimienta. Los vertemos sobre la sartén y esperamos a que comiencen a cuajar. Entonces comenzamos a mover con la espátula para que se haga el revuelto pero con delicadeza. Apagamos el fuego cuando no veamos clara cruda pero sin esperar a que cuaje del todo.

 

  5. Lo volcamos en el plato de servir y colocamos las gambas por encima.



Los podemos acompañar con unos tomatitos al horno:

  1. Cortamos los tomates por la mitad. Los doramos en una sartén con un poco de aceite por ambos lados.
  2. Hacemos un majado de ajo, perejil y pan rallado. Lo pasamos por la sartén donde se han frito los tomates. Repartimos esta mezcla sobre cada tomate y horneamos 10 minutos a 180ºC.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada