martes, 21 de febrero de 2017

Revuelto de shiitake, salicornia y cebollín.


Revuelto de shiitake, salicornia y cebollín.


  Ya sé que los ingredientes de este revuelto no son del todo comunes. Pero es que en realidad es una receta de aprovechamiento.
Ya os he contado en alguna ocasión que me gusta ir al Mercado Central de Valencia a ver qué productos nuevos, al menos para mi cocina, encuentro. 

El shiitake lo probé en mi delicioso curry de verduras por recomendación del verdulero. Después lo volví a comprar para hacer una pasta y me sobró.
La salicornia la utilicé también en el mismo plato de pasta. Cuando lo estaba comprando me llamaron la atención estas cebollitas que me parecían ajetes pero leí "cebollas francesas". Volví a preguntar al verdulero y me dijo que eran como las chalotas pero verdes, muy suaves y que se comían también las hojas. Me traje un manojito, añadí una o dos a la pasta y el resto lo he puesto en este revuelto.



El resultado es un revuelto muy suave y riquísimo que volveré a hacer en más de una ocasión, aunque, tal vez, cuando vuelva, encuentro algún otro ingrediente y modifique de nuevo la receta. Esto es así, no debemos encasillarnos y comer siempre lo mismo, cuanto más variemos mejor nos alimentaremos, seguro!!!!!!



Ingredientes


  • 70 gr de shiitake
  • 30 gr de sarcolina
  • 65 gr de cebollín ya limpio
  • 3 huevos
  • 2 cucharadas de nata
  • un chorro de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta


Elaboración


  1. Limpiamos y preparamos todos los ingredientes. Ponemos el aceite en la sartén y añadimos las cebollas cortadas. Las salteamos 3-4 minutos con un poco de sal. No hace falta más tiempo porque son muy suaves.

 

  2. Añadimos la salicornia y salteamos 2 minutos. A continuación, añadimos el shiitake limpio ( mejor no limpiarlo bajo el chorro del grifo, si no tiene tierra basta con pasarle un pañito limpio) y cortado en láminas gruesas. Lo salteamos 1-2 minutos, es muy delicado.

 
 

  3. Mezclamos un poco los huevos, sin batir, con la nata. Añadimos una pizca de sal ( cuidado que la salicornia es saladita) y vertemos sobre el salteado. Dejamos que comience a cuajar y removemos ya con el fuego apagado para que quede jugoso. Espolvoreamos con pimienta.

 



Servimos inmediatamente con tostaditas de pan.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada