jueves, 7 de mayo de 2015

Carquinyolis de pistachos y frutas


Carquinyolis de pistachos y frutas

Los carquinyolis o carquiñoles catalanes, los rosegones valencianos y los cantuccini italianos tienen en común que son biscotes secos, azucarados, que se obtienen  sacando del horno el pastel obtenido para cortarlo, en rebanadas de aproximadamente 1 cm, en caliente, y acabando de cocer, a continuación, los trozos cortados durante un rato más. De ahí el nombre bis-cotto, que significa ‘cocido dos veces’.

Harina, azúcar, huevo y almendra son ingredientes comunes en los tres casos. Los carquinyolis y rosegones suelen llevar piel de limón. Además los carquinyolis pueden llevar canela.

Dicho esto, una vez nos metemos en cocina y después de haber probado los tradicionales, podemos innovar introduciéndole tantas variaciones como nos apetezca.

En este caso los carquinyolis eran de pistachos y jengibre confitado. Como solo tenía 25 gr de pistachos y un excedente de naranja confitada les metí algunas frutas confitadas y algunos frutos secos. Han salido unos biscotes llenos de color y sabor estupendos!!!!


Ingredientes

  • 250 de harina
  • 2 huevos ligeramente batidos (tal vez parte de otro pero de ninguna manera 3)
  • 160 gr de azúcar moreno
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 55 gr de naranja confitada
  • 55 gr de cerezas confitadas
  • 55 gr de ciruelas secas
  • 25 gr de pistachos a trocitos
  • 65 gr de almendras enteras con y sin piel
  • piel de un limón
  • leche para pintar


Elaboración

  1. Mezclamos la harina tamizada, el azúcar, la levadura y el jengibre en un cuenco grande.


  2. Incorporamos un huevo ligeramente batido (yo lo he hecho mal poniéndoselo entero), cuando lo tengamos bien integrado incorporamos el otro. Solo si se nos queda durísimala masa incorporaríamos parte de otro. Yo le he puesto un tercero entero y luego me ha tocado añadir y añadir harina, no había manera de que cogiera consistencia. Con los dos huevos trabajamos la masa, si se nos pega a las manos lo hacemos con espátula. 


 3. Sin dejar de trabajar vamos añadiendo el resto de las frutas cortaditas, las almendras las dejamos enteras, y la piel de limón rallada. Dividimos la masa en dos partes y formamos dos cilindros. Llevamos a la bandeja de horno, mejor que esté forrada con papel o silicona. Aplastamos los cilindros y los pintamos con leche.

 

 

  4. Llevamos al horno que estará precalentado a 180º. Los horneamos unos 20 minutos, hasta que estén dorados. Los sacamos, con cuidado de no quemarnos, los cortamos en rodajas y los volvemos a introducir en el horno. Bajamos a 150º C. Los horneamos 10 minutos por cada lado para que queden secas y doradas. 

 
 


Dejamos enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan.




Si los guardamos en un bote hermético, una vez fríos, nos durarán bastantes días!!!!!


6 comentarios:

  1. Hola Lola, venia a invitarte al postre pero veo que tienes el mismo, lo dejo para otro día.
    Besos
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  2. Que gozada .tiene una pinta impresionante

    ResponderEliminar
  3. Mmm, los rosegons! Me has transportado a la infancia, cuando me los daban para merendar, o los sacaba mi iaia con el café. Una receta que has transformado con mucho gusto ¡me llevo 1 kilo! jjj BSS!!

    ResponderEliminar
  4. me gustan mucho estas galletas y las tuyas son faciles de hacer

    ResponderEliminar