jueves, 7 de febrero de 2019

Sopa juliana con miso


Sopa juliana con miso


  Estoy experimentando con el miso. 
Le compré un tarro a Laura, una compañera de lindy que tiene una ecotienda, herboristería...en el lugar dónde vivimos.
Me explicó que tiene múltiples beneficios y que se le puede poner a "casi todo". De hecho, anteayer sustituí la sal de unas lentejas por dos cucharaditas de miso. A este paso...voy a durar 100 años!!!!!

La única condición para que el miso no pierda sus propiedades es que no se hierva, por lo que hay que echarlo una vez apagado el fuego, pero enseguida, para que con el calor se disuelva bien. 
Hay varios tipos de miso, unos más claritos, otros más oscuros y más fuertes. Hay que tener mucho cuidado porque nos podemos pasar y resultar salado.

Una vez abierto el tarrito, el miso dura 6 meses en la nevera.

La receta más característica del miso es la sopa miso. Hay tantas sopas miso como cocineros, cada cual tiene sus costumbres. El Dashi es un caldo base considerada fundamental en la cocina japonesa. Es un caldo resultante de la cocción en agua de algas kombu y las virutas del katsuobushi o Hanakatsuo (bonito seco y ahumado). Esta es la base más común para la sopa de miso.
Existe un polvo, Hondashi Katsuo,  que combina el alga kombu con el bonito, de este modo se hace un caldo instantáneo al que se le añade cualquier verdura, daditos de tofu ...según el gusto de cada cocinero.
Tendré que seguir investigando sobre esta sopa y buscar algunos de sus ingredientes para probar a hacer la auténtica sopa miso.

Mientras tanto, he preparado mi propia sopa, que no tiene mucho que ver. La he hecho con un caldo de pollo campero. Es de "cajón" que cuanto mejor sea la base, que es el caldo, mejor sabrá la sopa! 
En este caldo, al que no le he puesto nada de sal, he cocido una juliana de verduras a base de zanahoria, col, acelga, nabo, cebolla, apio y puerro. Después le he añadido un huevo por persona y el miso.

Sinceramente, yo no soy muy de sopa juliana. Así que no voy a decir que está riquísima. Pero estaba calentita que para esta época viene fenomenal, es sanita y a mi marido le ha encantado!!! Esto es lo más importante. Tenía mis dudas de traerla al blog, pero él ha insistido en que estaba muy, muy buena...



Ingredientes


  • 1 litro de buen caldo de pollo de corral sin sal
  • 400 gr de verduras en juliana
  • 1 cucharada sopera de miso ( este es de arroz y soja)
  • 2 huevos
  • unas hojitas de hierbabuena


Elaboración


  1. Cocemos 20 minutos las verduras en el caldo.

 

  2. Separamos las claras de las yemas. Añadimos las claras a la sopa. Dejamos un par de minutos y apagamos el fuego, te repito que el miso nunca debe hervir.

 

 3. Sacamos un poco de caldo y diluimos la cucharada de miso. La incorporamos a la sopa, probamos. Si resultara sosa podemos añadir un poco más de miso. Siempre hay que tener cuidado de no pasarse porque el miso lleva bastante sal, unos más que otros!!!!!

 


  4. Por último, añadimos la yema, con cuidado de no romperla, para que forme una película con el calor. 

 

  5. Servimos la sopa con una yema en cada tazón. Espolvoreamos de hierbabuena cortada en juliana.

 

  6. Cada comensal rompe su yema y la diluye en su plato o tazón.





                                                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario