domingo, 14 de octubre de 2018

Gratín de apio-nabo y jamón


Gratín de apio-nabo y jamón


  Esta receta es de Martín Berasategui, garantía de éxito!!!!!
Ayer nos dimos un paseito por el Mercado Central de Valencia y descubrí el apio-nabo.Vaya aspecto!!!!




La verdulera, muy amablemente, me explicó cómo hacerlo en crema pero yo primero quise consultar por la red y descubrí esta sencilla y riquísima receta.

Al apio-nabo le va muy bien el pollo, el salmón, el cerdo, el queso, los tomates, los mejillones, los hongos...
Se puede tomar crudo, rallado en ensaladas, para freír igual que freímos patatas, para cremas, purés, sopas, mahonesas de apio-nabo; también se puede hacer a la sal, en el horno, para ello lo introduciríamos en sal gorda como si fuera un pescado y lo asaríamos unos 50 minutos a 170ºC...después lo pelaríamos bien y según Martín, es una delicia!

Hay que pelarlo muy bien, sin dejarle ningún resto de corteza.

Para esta receta, Martín ha utilizado nata, yo la he sustituido por leche evaporada y leche normal.



Ingredientes ( para 2)


  • 340 g de leche evaporada
  • 250 gr de leche caliente aproximadamente ( la necesaria para que no quede seco)
  • 1 ajo
  • 1 ramita de tomillo
  • una pizca de sal
  • pimienta recién molida
  • 300 gr de apio-nabo (ya limpio)
  • 50 gr de lascas de un buen jamón 
  • queso parmesano


Elaboración


  1. Ponemos la leche evaporada con el ajo picado, la rama de tomillo, sal y pimienta a cocer 3-4 minutos ( cuidado que al hervir se sale!!!!, lo digo por experiencia). Pelamos el apio-nabo y lo cortamos a daditos.












  2. Introducimos los daditos en la leche aromatizada. Cubrimos parcialmente con leche, siempre caliente, si fuera necesario. Dejamos cocer a fuego suave 20-30 minutos, dependerá del grosor de los daditos.
Durante la cocción procuraremos que no se salga la leche, para ello no se puede cubrir. Por ello es posible que se consuma la leche y quede demasiado seco, iremos añadiendo leche caliente conforme vaya siendo necesario.












  3. Cortamos las lonchitas de jamón, finas y pequeñas para que luego se puedan comer bien. 

  4. Volcamos la mitad del apio-nabo que nos habrá quedado con un poco de caldo (el de Berasategui es totalmente caldoso) en una fuente de horno. cubrimos con el jamón y volcamos la otra mitad de apio-nabo. 












  5. Cubrimos con queso recién rallado y llevamos al horno. Gratinamos a 180º C hasta que quede doradito ( 10-15 minutos).



                                                                         "Garrote" que diría Martín!!!!!!!!


1 comentario:

  1. La imagen habla por si misma Lola apetece meter el tenedor y comer, un beset

    ResponderEliminar